Una cosa muy común cuando empiezas a volar en una compañía son las típicas novatadas. En los trabajos no estamos acostumbrados a que se den este tipo de situaciones pero,  en la aviación es diferente. Tanto tiempo metidos en el tubo, hace que se desarrolle el ingenio. Además, nunca sabes cuando van a terminar, ya que unas veces son novatadas y otras… simplemente bromas. Y, si eres de naturaleza desconfiada, siempre andarás revisándolo todo, para no caer en estas novatadas.

Si empiezas a volar y te encuentras que eres víctima de esta situación, no te enfades, tómalo con humor y ríete de tí mism@, es una manera de romper el hielo.

Si eres tú quien va a hacer la novatada, no lo hagas sin permiso del sobrecargo encargad@ del vuelo y no pases la línea de la broma.
A continuación, voy a poneos algunos ejemplos típicos, pero esto se va renovando continuamente así que, pongan atención.
Bromas durante la demostración de seguridad: aquí hay bastantes modalidades, ya que es un momento perfecto al estar delante de todos los pasajeros:
* Atarte los componentes de la DEMO: Atar entre ellos, o al asiento, el cinturón, mascarilla, chaleco, … Para que cuando vayas a cogerlo, no puedas y, encima, no paran de dar las voces de la DEMO. La solución es que desconfiemos de quen nos dice que nos va a preparar la DEMO y comprobar que está todo bien si lo hacen.
* Quitar todos los tarjetones de seguridad de los asientos cercanos a donde vas a hacer la DEMO para que no encuentres ninguno cuando necesites mostrarlo a los pasajeros. Lo mejor para eso es que siempre lo prepares antes de comenzar.
* Cambiar el orden en que van a explicar cada elemento de la demo. Así, tu tienes preparada la mascarilla, y ellos empiezan a hablar sobre el chaleco y cosas así.
* Cambiarte el chaleco de la DEMO por uno de bebé para, cuando vayas a ponértlo, que no te quepa ni la cabeza.
* Ponerte letreros en la espalda, a discreción. Que dicen: “Soy nueva, no sé qué hacer” “Soy un peligro a bordo” “No me pregunten, no sé nada.”
Bromas con la colaboracón del piloto: también los pilotos tienen un ingenio especial para esto de bromear, aprovechándose” además de su posición de autoridad en el avión, ya que ellos saben lo que cuesta negar cualquier orden dada desde cockpit, por absurda que parezca:
* Al terminar el vuelo, decirte que tienes que limpiar (por procedimiento) todas las pantallas de televisión del avión y, cuando termines, mandarte a limpiar las ventanas de cabina de mando.
* Pedirte por favor (eso sí), que bajes a pagar el combustible, y que te dén los puntos (los que se acumulan por cantidad de combustible cargado a la aeronave). Para eso, te da una tarjeta cualquiera, y te lo dice súper serio, para que no te quede duda.
* En una escala, mandarte al avión de al lado para pedirle algo que, dicho sea de paso, no existe. Con eso, se ríen de ti tu tripulación y la del avión vecino.
* Cuando vayan a aterrizar, llamarte con urgencia porque no baja el tren de aterrizaje. La solución que te plantean es que vayas al centro del avión y saltes con fuerza, durante varios minutos, para desatascarlo. Cuando llevas un rato haciéndolo, ellos bajan el tren normalmente, haciéndote creer que era cierto.
* Decirte que ha llegado un mensaje desde tierra diciendo que tienes que hacer algún vuelo adicional, que supone además pasarte de horas de vuelo.
Bromas desde el interfono: Estas son un poco más light y sólo te hacen pasar un poco de vergüenza por la reacción de los pasajeros:
* Cambiarte el nombre o el lugar de procedencia por alguno ridículo.
* Decir algo así como: “En la parte trasera, nuestro compañer@ Fulan@, que hoy hace su último vuelo, porque mañana se casará, entrará a tratamiento para la fertilidad o por cualquier otra estupidez. Los pasajeros te dan su más sincera enhorabuena a cada paso que das y te desean suerte.
Bromas que traspasan los límites: Son “novatadas” que pueden sentar mal por diversas razones, y que no deben repetirse ya que hacen pasar malos ratos a las personas que las sufren.
* Que comunique que hay una inspección y, debido a un problema, una persona de la tripulación no debería ir en el avión. La solución que le plantean es que se meta en uno de los compartimentos para el equipaje hasta que pase el inspector. En realidad, embarcan a los pasajeros y, tras unos 20 minutos que dura el embrque (o más) tienes que estar en ese pequeño compartimento hasta que te hacen salir, ante el asombro del pasaje.
* Esconderte la licencia de vuelo, o el pasaporte y que un compañero de otro avión durante una escala se haga pasar por inspector de Aviación Civil y, al no encontrar tú los papeles, te eche una bronca monumental, llegando a bajarte del avión y hacerte creer que no volverás a base con ese avión.
Bueno, estos son algunos ejemplos de todas las novatadas que hay.
Siempre hay que tener en cuenta que se hacen para pasar un buen rato que no hay que extralimitarse, para que así disfruten todos, y se sigan haciendo en un ambiente de compañerismo y complicidad.