Etiquetas

, , , , , , , , ,

Vuelo 77 de American Airlines

El vuelo 77 de American Airlines fue el tercer vuelo secuestrado como parte de los atentados del 11 de septiembre de 2001, y fue estrellado deliberadamente contra El Pentágono, sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. El avión, que cubría el enlace del Aeropuerto Internacional Washington-Dulles, cerca de Washington D. C., y el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles en la ciudad homónima, fue secuestrado por cinco saudíes yihadistas cuando llevaba 35 minutos de vuelo. Los saudíes entraron en la cabina del avión y obligaron a los pasajeros a dirigirse a la parte trasera del mismo. Hani Hanjour, uno de los secuestradores, asumió el control del vuelo como piloto. A escondidas de sus secuestradores, sólo un pasajero logra realizar una llamada a sus familiares contandole lo sucedido.

El avión terminó estrellándose contra la fachada occidental de El Pentágono a las 09:37 horas, provocando la muerte de las 64 personas a bordo (2 pilotos, 4 auxiliares de vuelo y 58 pasajeros), así como de 125 personas en el edificio.

Fueron testigos de ello docenas de personas, y a los pocos minutos los noticieros empezaron a informar al respecto. Asimismo, el impacto generó daños en una buena parte del edificio y ocasionó un incendio, generando el derrumbe parcial del mismo, y que fue combatido por los bomberos durante varios días. La parte reducida a escombros fue reconstruida en 2002, y los trabajadores volvieron a ocuparla el 15 de agosto de ese año. Sin embargo, a pesar de todos los testimonios y evidencias encontradas, aún hoy persisten teorías que apoyan la idea de que lo que se estrelló contra El Pentágono fue un misil, y no un avión.

Las 189 personas que perecieron en el ataque son recordadas en el Pentagon Memorial, adyacente a El Pentágono, un parque de 7.800 m² de superficie con 189 bancos, uno por víctima, organizados de acuerdo al año de nacimiento, esto es, desde 1930 (71 años) hasta 1998 (3 años). La trayectoria del vuelo 77 pasó por lo que es hoy el parque. Todo ello fue abierto al público el 11 de septiembre de 2008.

Secuestradores

Los secuestradores del vuelo 77 fueron dirigidos por el saudí Hani Hanjour, que llegó a Estados Unidos en 1990, y se encargó de pilotar el avión hacia El Pentágono. Entrenó en el CRM Airline Training Center de Scottsdale (Arizona), obteniendo su certificado de piloto comercial de la FAA en abril de 1999. Quiso ser piloto de la aerolínea Saudi Arabian Airlines, pero fue rechazado cuando se presentó a la escuela civil de aviación en Yida en 1999; posteriormente el hermano de Hanjour explicó que, frustrado por no encontrar un empleo, Hanjour «cada vez más volvió su atención hacia los textos religiosos y cintas de casete de los predicadores militantes islámicos». Hanjour abandonó su país natal a finales de 1999, diciendo a su familia que se iba a los Emiratos Árabes Unidos para trabajar en una aerolínea. En lugar de eso, se cree que Hanjour terminó en Afganistán, donde los reclutas de Al Qaeda eran examinados para ver las habilidades especiales con que contaban. Habiendo escogido los miembros de la Célula de Hamburgo, los líderes de Al Qaeda seleccionaron a Hanjour para comandar el cuarto equipo de secuestradores.

El 21 de mayo de 2001, Hanjour alquiló una habitación en Paterson (Nueva Jersey), donde permaneció con los otros secuestradores hasta finales de agosto. Salem al-Hazmi, el último musculoso del 77, arribó al Aeropuerto Internacional John F. Kennedy proveniente de los Emiratos Árabes Unidos el 29 de junio en compañía de Abdulaziz al-Omari, secuestrador del vuelo 11, y permaneció con Hanjour. Hani Hanjour recibió instrucción en tierra y practicó vuelos en el Air Fleet Training Systems de Teterboro y en la Caldwell Flight Academy en Fairfield, ambos en Nueva Jersey. Hanjour abandonó Paterson y llegó al Valencia Motel en Laurel (Maryland) nueve días antes de los atentados, el 2 de septiembre; y mientras permaneció allí, Hanjour y los otros secuestradores entrenaron en el Gold’s Gym de Greenbelt. Un día antes del secuestro completó un vuelo de certificación utilizando un sistema de reconocimiento del terreno para la navegación, en el Congressional Air Charters de Gaithersburg. Ese mismo lunes, Nawaf al-Hazmi, acompañado de otros secuestradores, se registró en el hotel Marriott en Herndon (Virginia).

El vuelo

El avión utilizado en el Vuelo 77 de American Airlines era un Boeing 757 de matrícula N644AA, y conformaban su tripulación el piloto Charles Burlingame, el copiloto David Charlebois, y los auxiliares de vuelo Michele Heidenberger, Jennifer Lewis, Kenneth Lewis, y Renee May. Su capacidad era de 176 pasajeros, pero con 58 viajeros a bordo del avión el 11 de septiembre, el factor de carga era del 33%. Además, los martes eran los días de la semana con menos pasajeros, con el mismo nivel de factor de carga visto los martes en los tres meses previos al vuelo secuestrado.

Abordaje

En la mañana del 11 de septiembre, los cinco secuestradores llegaron al Aeropuerto Internacional Washington-Dulles, en las afueras de Washington D. C. A las 07:15, Khalid al-Mihdhar y Majed Moqed se registraron en la taquilla de American Airlines para el vuelo 77 y llegaron al puesto de control de seguridad de los pasajeros unos minutos más tarde a las 07:18. Ambos hombres fueron al detector de metales y fueron sometidos a inspección secundaria. Moqed siguió activando la alarma, por lo que se le inspeccionó con una barra manual. Los hermanos al-Hazmi se registraron juntos a las 07:29; Hani Hanjour, en cambio, se registró a solas, y llegó al control de seguridad a las 07:35, seguido de Salem y Nawaf al-Hazmi, este último hizo sonar la alarma del detector de metales. El vigilante del puesto de control nunca pudo resolver qué había activado la alarma. Como se ve en imágenes de seguridad publicadas más tarde, Nawaf al-Hazmi parecía tener un elemento no identificado en su bolsillo trasero, pero los bisturíes de cuatro pulgadas, no obstante, eran permitidos por la FAA como parte del equipaje de mano. Argenbright Security operaba los puestos de control de seguridad del aeropuerto bajo contrato con United Airlines.

Los cinco secuestradores también fueron seleccionados para revisión adicional de su equipaje. En el caso de Hani Hanjour, Khalid al-Mihdhar y Majed Moqed, porque los criterios del Sistema de Preselección de Pasajeros Asistido por Computadora (CAPPS) los seleccionaron para tal fin; mientras que los hermanos al-Hazmi lo fueron por no haber proporcionado información adecuada y ser considerados como sospechosos por el agente de la recepción de la aerolínea. Hanjour, al-Mihdhar y Nawaf al-Hazmi no registraron ningún bolso para el vuelo; el equipaje de Moqed y Salem al-Hazmi se mantuvo con ellos hasta el momento en que abordaron. Para las 07:50, los cinco habían pasado la seguridad del aeropuerto llevando consigo cuchillos y cortadores de cartón, y abordaron el avión, con rumbo a Los Ángeles. En el vuelo, Hani Hanjour estaba sentado al frente en 1B, Salem y Nawaf al-Hazmi estaban sentados en primera clase en los asientos 5E y 5F, Majed Moqed y Khalid al-Mihdhar estaban sentados más atrás en el 12A y 12B, en clase económica. El vuelo estaba programado para partir a las 08:10, pero terminó saliendo con diez minutos de retraso por la puerta D26 de Dulles

Secuestro

La Comisión del 11-S calculó que el vuelo fue secuestrado entre las 08:51 y las 08:54, pocos minutos después de que el primer avión secuestrado se hubiera estrellado contra el World Trade Center en Manhattan a las 08:46. La última comunicación por radio desde la cabina del piloto al control del tráfico aéreo se produjo a las 08:50:51. A las 08:54, el avión comenzó a desviarse de la trayectoria de vuelo asignada, y comenzó a dirigirse hacia el sur. Los secuestradores activaron el piloto automático en dirección a Washington D. C.Alrededor de las 08:56, el avión dio la vuelta y el transpondedor fue desactivado; en ese momento, la FAA era consciente de que había una emergencia a bordo del avión. A esa hora, el vuelo 11 de American Airlines ya había sido estrellado en Nueva York y se sabía que el vuelo 175 de United Airlines había sido secuestrado, unos minutos antes de ser estrellado también contra el World Trade Center. Tras tener conocimiento de este segundo secuestro que involucraba a los aviones de American Airlines, y el secuestro concerniente a United Airlines, el Vicepresidente Ejecutivo de American Airlines, Gerard Arpey ordenó la suspensión de todos los vuelos de la compañía a nivel nacional. El Centro de Control de Tráfico Aéreo de Indianápolis, así como los despachadores de American Airlines, realizaron varios intentos, todos en vano, de contactar con la aeronave. En el momento en que el avión era secuestrado, volaba sobre una zona con limitada cobertura de radar. Con los controladores aéreos sin poder contactar la cabina del avión por radio, un funcionario de Indianápolis declaró que el avión se había estrellado, posiblemente, a las 09:09.

Dos personas en el interior del avión lograron realizar llamadas telefónicas para contactar personas en tierra. A las 09:12, la auxiliar de vuelo Renee May llamó a su madre Nancy May, en Las Vegas. Durante la llamada, que duró casi dos minutos, May dijo que su vuelo estaba siendo secuestrado por seis individuos y que habían sido trasladados a la parte trasera del avión.May pidió también a su madre que contactara a American Airlines, lo que ella y su esposo hicieron con rapidez. Así pues, la aerolínea ya estaba al tanto de la situación. Entre las 09:16 y las 09:26, la pasajera Barbara Olson se comunicó con su esposo, el Procurador General de los Estados Unidos, Theodore Olson y reportó que el avión había sido secuestrado y que los asaltantes portaban cuchillos y bisturíes.Le dio a conocer que los pasajeros, y posiblemente la tripulación, habían sido llevados a la parte posterior del avión, y que los secuestradores no eran conscientes de su llamada. Tras un minuto en la conversación, la llamada se cortó.

Un aeroplano fue detectado por los controladores de Dulles en las pantallas de radar, acercándose a Washington, girando y descendiendo velozmente. Los controladores creyeron en un principio que era un avión de combate, dadas su velocidad y maniobrabilidad. Los controladores del Aeropuerto Reagan pidieron a la ANG que un C-130 Hercules siguiera e identificara al aerodino en cuestión. El piloto, el Teniente Coronel Steven O’Brien, les informó que se trataba de un Boeing 757 o 767, y que su fuselaje plateado significaba que era probablemente un jet de American Airlines; asimismo, se le dificultaba distinguir al avión en la «niebla de la Costa Este», pero luego vio una «enorme» bola de fuego, y supuso inicialmente que había golpeado el suelo. Hacia El Pentágono, vio el sitio del impacto en el lado oeste del edificio e informó al control del Reagan: «parece que el avión se estrelló en El Pentágono, señor».

Impacto

El vuelo 77, volando a 530 millas por hora (853 km/h)17 cuando pasó por encima del Edificio Anexo de la Marina adyacente al Cementerio Nacional de Arlington, impactó el lado occidental de El Pentágono en el condado de Arlington (Virginia), al sur de Washington D. C. a las 09:37:44, matando a las 58 personas a bordo, incluyendo a los 5 secuestradores y los 6 miembros de la tripulación, y antes de chocar contra la pared de El Pentágono, el avión cortó varias farolas en la calle y el ala derecha golpeó un generador eléctrico portátil.

El avión golpeó al edificio al nivel del primer piso y una vez estrellado, se desplazó un poco hacia la izquierda, con el ala derecha elevada. Cuando el avión impactó, la sección frontal del fuselaje se desintegró, mientras que la sección media y la cola cambiaron de sitio por una fracción de segundo, con restos de la cola mucho más al interior del edificio. En total, el avión tardó ocho décimas de segundo para penetrar completamente 94 m en los tres anillos más externos y consiguió desencadenar una bola de fuego que alcanzó los 61 m por encima del edificio.

En el momento de los ataques, aproximadamente 18.000 personas trabajaban en El Pentágono, 4.000 menos de las que trabajaban antes de las renovaciones empezadas en 1998. La sección de El Pentágono, que había sido renovada recientemente a un costo de $250 millones, era la sede del Comando Central de la Armada y otras oficinas, así como oficinas desocupadas. El impacto, y el fuego subsecuente, penetraron secciones de los tres anillos externos del lado occidental, tanto así que una sección del anillo más exterior fue destruida en gran parte, y otra gran parte terminó derrumbándose. 125 personas murieron debido al atentado.

En total, ocurrieron 189 muertes en El Pentágono, incluyendo 125 en el edificio y 64 a bordo del vuelo 77, incluyendo a Barbara Olson, que estaba camino a la grabación de Politically Incorrect con Bill Maher; y a un grupo de niños, sus acompañantes, y miembros de la National Geographic Society se encontraban también a bordo del avión, en un viaje hacia el Santuario Marino Nacional de las Islas del Canal, cerca a Santa Bárbara. También, Zoe, de 8 años, y Dana Falkenberg, de 3, fallecieron a bordo del avión junto con sus padres, Charles Falkenberg y Leslie Whittington. La familia, de University Park, iba a un viaje a Australia durante dos meses, vía Los Ángeles. Los muertos de El Pentágono incluyen a 55 militares y 70 civiles. De los 125 muertos, 92 estaban en el primer piso, 31 en el segundo, y dos en el tercero. El ejército sufrió 75 bajas, más que cualquier otra fuerza armada, y otros 106 heridos fueron tratados en hospitales cercanos. El teniente coronel Timothy Maude fue el muerto con más alto rango militar.

Rescate y recuperación

«En esta área… está tan caliente que los desechos se están derritiendo y gotean del techo a tu piel, y podría quemar tu piel y derretir tu uniforme. Fuimos un poco más allá, volteamos en una esquina y entramos en este bombardeado espacio de oficina que era un infierno rugiente de destrucción y humo y llamas y el intenso calor se podía sentir quemando tu rostro.»

Teniente Comandante David Tarantino describiendo la escena del primer piso, cerca al Centro de Comando de la Marina.

Los esfuerzos para el rescate comenzaron inmediatamente después del impacto, y casi todos los rescates exitosos tuvieron lugar en la primera media hora. Inicialmente, los esfuerzos de rescate fueron llevados por los empleados militares y civiles dentro del edificio. En cuestión de minutos, las compañías de bomberos llegaron por primera vez y encontraron a estos voluntarios en la búsqueda cerca del lugar del impacto, tras lo cual los bomberos ordenaron que se fueran ya que no estaban debidamente equipados o entrenados para hacer frente a los peligros.El Departamento de Bomberos del Condado de Arlington (ACFD) asumió el mando de la operación de rescate de inmediato luego de 10 minutos del impacto. El Subjefe James Schwartz, del ACFD, implementó el Sistema de Comando de Incidentes (ICS) para coordinar los esfuerzos de respuesta entre los múltiples organismos, y tomó cerca de una hora hacer la estructura del ICS totalmente operacional. Bomberos de Fort Myer y del Ronald Reagan llegaron pocos minutos después. Sin embargo, los esfuerzos de rescate y extinción de incendios se vieron obstaculizadas por los rumores de nuevos aviones entrantes, tanto así que Schwartz ordenó dos evacuaciones durante el día en respuesta a estos rumores.

Varias piezas de restos de avión se encontraron entre los restos de El Pentágono. Mientras se evacuaba el Centro de Comando de la Armada, el teniente Kevin Shaeffer se encontró la ojiva y el tren de aterrizaje del avión en la vía de servicio entre los anillos B y C. Temprano en la mañana del viernes 14 de septiembre, Brian Moravitz y miembros del Equipo de Búsqueda y Rescate Urbano del Condado de Fairfax se encontraron con un «asiento intacto de la cabina del piloto», mientras investigadores del FBI y NTSB hallaban la grabadoras de voz y la de datos de la aeronave, aproximadamente a 91 m dentro del edificio. La grabadora de voz estaba demasiado quemada y derretida como para proveer alguna información, aunque la grabadora de datos del vuelo sí permitió obtener algunos datos útiles; y, entre todos los escombros, cadáveres, y restos del avión, parte de la identificación de Nawaf al-Hazmi; así como algunas pertenencias de los pasajeros y trabajadores de El Pentágono, que fueron llevados a Fort Myer.

Repercusiones

Las primeras estimaciones sobre la reconstrucción de la sección dañada de El Pentágono concluyeron que se tomarían tres años para completar el edificio. Sin embargo, el proyecto logró ser avanzado a un ritmo acelerado y se completó en el primer aniversario. La sección reconstruida de El Pentágono incluye una capilla y un pequeño monumento en el interior, en el lugar del impacto. Un monumento al aire libre, que diseñaron Julie Beckman y Keith Kaseman, se completó dentro de la fecha de entrega, el 11 de septiembre de 2008.

De acuerdo con el procedimiento estándar luego de desastres aéreos, el número de vuelo se cambió después del incidente. El vuelo matutino de Dulles a Los Ángeles es ahora el vuelo 149, y utiliza un Boeing 737-800 en lugar de un 757-200