Etiquetas

, , , , , , ,

Vuelo 93 de United Airlines

El vuelo 93 de United Airlines, efectuado el 11 de septiembre de 2001 por un avión Boeing 757, cubría el trayecto entre el Aeropuerto Internacional Libertad de Newark (New Jersey) y el Aeropuerto Internacional de San Francisco, en los Estados Unidos. Fue uno de los 4 aviones secuestrados por Al-Qaeda durante los atentados del 11 de septiembre. El avión fue tomado por 4 secuestradores y es el único que no llegó a su objetivo.

Desarrollo del secuestro

El vuelo con destino hacia San Francisco despegó a las 08:42 de la mañana de ese día, después de un retraso de cuarenta y dos minutos. Según datos oficiales, iban a bordo cuatro terroristas pertenecientes a la red terrorista Al-Qaeda, que se habían colocado en primera clase, presumiblemente para estar más cerca de la cabina. Alrededor de las 9:28, los secuestradores se pusieron en marcha y sometieron a la tripulación, asesinando al menos a tres de los miembros, el Capitán Jason Dahl, el copiloto Leroy J. Homer y la auxiliar Deborah Welsh y también, según los testimonios contados por las víctimas que pudieron hablar por teléfono durante el secuestro, hirieron mortalmente al pasajero Mark Rothenberg, que iba sentado justo delante de uno de los secuestradores y todo hace pensar que fue él la primera de las víctimas. Minutos después de ser secuestrado, varios de los pasajeros y miembros de la tripulación lograron llamar a familiares para advertirles de la situación. Tras enterarse de que otros aviones habían sido estrellados contra el World Trade Center y el Pentágono, enseguida supieron que aquello no era un secuestro normal, sino una misión suicida. Todo hace pensar que fue eso lo que les hizo tomar la decisión de intentar reducir a los secuestradores por su propia cuenta y tomar ellos el control del avión. Dos de los secuestradores se habían encerrado en la cabina de pilotaje y los 40 pasajeros aparentemente se unieron para impedir que el control siguiera en manos de los terroristas. Valerosamente intentaron controlar a los secuestradores e irrumpir en la cabina, al parecer sin éxito. El Boeing 757 se estrelló antes de llegar a su destino alrededor de las 10:03 de la mañana, 35 minutos después de que los secuestradores se hicieran con el control del aparato, en un campo abierto en Shanksville (Pensilvania). Todos los que iban a bordo murieron. Al caer en un descampado, no causó víctimas en tierra.

Investigaciones posteriores

Se hallaron las dos grabadoras, tanto el registrador de datos de vuelo (FDR), como el grabador de voz en cabina (CVR), este último a unos 7,5 metros de profundidad. Los datos del FDR han sido publicados por el NTSB. La transcripción del CVR fue hecha pública con motivo del juicio a Zacarias Moussaoui; el juez, sin embargo, prohibió la divulgación de la grabación misma para evitar que se repitiera una y otra vez en los medios, algo a lo que los familiares habían objetado.

Los cadáveres se fueron identificando poco a poco, a medida que se iban desenterrando restos. Para el 20 de diciembre, la identificación de todas las víctimas se había completado; los cuatro no identificados se asociaron a los terroristas ya que no se contaba con muestras de referencia de los familiares para comparar.

Miembros de la fuerza aérea estadounidense (USAF) dijeron más tarde a la comisión del 11-S que si el avión no se hubiera estrellado antes de llegar a Washington, probablemente lo habrían alcanzado y derribado. La comisión disintió de esta interpretación, aduciendo que el ejército no supo del secuestro hasta después de que el avión se estrellara, que los cazas de Langley no estaban listos para despegar y que no recibieron autorización para disparar hasta bastante más tarde.

Objetivo

No se conoce con certeza cuál era el punto de destino de los secuestradores, más allá de que se dirigía en dirección a Washington. El informe de la Comisión del 11-S recoge como posibles objetivos el Capitolio y la Casa Blanca, como un ataque al poder político de los EE.UU, que iría conjunto con los ataques al poder económico (WTC) y el militar (Pentágono).

Controversia

Hay gente que duda de que en ese lugar se estrellara algún avión, basándose en la ausencia de restos identificables en las fotografías de la superficie del cráter causado por el impacto o en su propia evaluación del tamaño del mismo. Estas dudas han sido en parte alimentadas por extractos de reporteros de televisión enviados allí que, directamente a través de sus propias declaraciones o a través de entrevistas al personal de rescate o bomberos, no se explican esto mismo.

Tripulación y pasajeros fallecidos

Tripulación: Capitán Jason Dahl; Primer Oficial Leroy Homer; asistentes de vuelo Lorraine G. Bay, Sandra W. Bradshaw, Wanda A. Green, Ceecee Lyles y Deborah A. Welsh.
Pasajeros: Christian Adams, Todd Beamer, Alan Beaven, Mark Bingham, Deora Bodley, Marion Britton, Thomas Burnett, William Cashman, Georgine Corrigan, Patricia Cushing, Joseph Deluca, Patrick Driscoll, Edward Felt, Jane Folger, Colleen Fraser, Andrew Garcia, Jeremy Glick, Lauren Grandcolas, Donald Greene, Linda Gronlund, Richard Guadagno, Toshiya Kuge, Hilda Marcin, Waleska Martinez, Nicole Miller, Louis Nacke, Donald Peterson, Jean Peterson, Mark Rothenberg, Christine Snyder, John Talignani, Honor Wainio y Kristin White.