Etiquetas

, , , , , , , , ,

SpaceX ha hecho historia. Finalmente la compañía fundada por Elon Musk (el multimillonario sudafricano fundador de Tesla y dicha SpaceX) logró aterrizar la primera fase del cohete Falcon 9 sobre una barcaza en medio del mar, después de cuatro intentos fallidos. Esto es un paso más hacia el futuro de los viajes espaciales comerciales.

Para ello han diseñado un cohete que cuenta con un potencial enorme, incluyendo 28.730.000 libras de empuje para poder despegar, utilizando un nuevo motor de cohete (llamado Raptor) que han diseñado para la tarea, dado que cada Raptor puede generar poco más de 500.000 libras de empuje para un despegue.

Es, en general, un cohete extremadamente potente. Y por supuesto será bastante grande. El nuevo Interplanetary Transport System tendrá casi el doble del tamaño de un Falcon 9, al medir unos 122 metros de alto (cuando se unen la nave espacial con el cohete).

Y SpaceX recientemente logró un jugoso contrato con la NASA para ser uno de los responsables de llevar suministros a la Estación Espacial Internacional durante los próximos años, lo que quiere decir que seguiremos viendo muchos más aterrizajes verticales de cohetes en poco tiempo.

Musk se vio en un aprieto entre Tesla y SpaceX ya que no tenía suficiente dinero para mantener a flote ambas compañías. El contrato anteriormente mencionado (de tan sólo $1.600 millones de dólares) salvó la situación. También una nueva ronda de financiación de Tesla de 40 millones.

Hoy Tesla y SpaceX son dos de las compañías más avanzadas y visionarias del mundo. Aspiran a cambiar sectores por completo.

Esto es un “pequeño” paso para SpaceX, pero un gran salto para los viajes espaciales del futuro.

y8xhy8qgjnewkrbymwjq.gif